Mochila fácil. Tutorial DIY

Me encantan las mochilas. Y más si se trata de una mochila fácil de hacer, como la que te traigo hoy.

Desde que soy madre, las mochilas me parecen una idea cómoda, práctica y útil para llevar los trastos y dejar las manos libres.

5 trucos para coser piezas gruesas

La semana pasada, una alumna del curso Monedero Primavera, me preguntó trucos para coser piezas gruesas. Después de revisar los vídeos y las instrucciones, tenía dudas de que su máquina pudiera coser algunas partes especialmente gruesas del monedero.

Después de contestarle, pensé que este podría ser un tema interesante para mucha más gente, así que decidí hacer un post con 5 trucos para coser piezas gruesas.

trucos para coser piezas gruesas

Lo de la foto es un ejemplo a lo bestia, pero nunca sabes en qué momento tendrás que coser piezas gruesas. Esto es así.

Quizá te compras la máquina pensando que eso no será un problema, porque no se te ocurre ninguna ocasión en que puedas necesitar una potencia, digamos extra, o tal vez ni si quiera lo has considerado porque nadie te dijo que fuera importante.

Por cierto, si estás pensando en comprarte una justo ahora, te dejo unos posts con consejos que pueden ayudarte. Aquí puedes leer cómo comprar una máquina de coser, aquí todo sobre tu máquina y aquí qué máquina de coser me compro. Aunque tienes muchos más artículos relacionados en la sección “Tu máquina” de mi blog.

Si llevas cosiendo algún tiempo es más que probable que te hayas tenido que enfrentar a este problema ya alguna vez y quizá no siempre has salido victoriosa.

Aunque las ocasiones puede ser diversas, el momento típico son los bajos de los pantalones vaqueros, o jeans. Es un tejido grueso de por sí, pero cuando tenemos que hacer un dobladillo, la aguja debe atravesar 3 capas del mismo, que ya es bastante.

trucos para coser piezas gruesas 4

Encima, cuando pasas por las costuras laterales de la pernera, la pieza se engrosa muchísimo más, dificultando el avance e incluso rompiendo alguna aguja.

Vamos a tratar de evitarlo con estos sencillos consejos.

Mis 5 trucos para coser piezas gruesas.

1.  Atención a las agujas

Un problema básico suele ser que la aguja no atraviese bien el conjunto de tejidos.

Sabes que las agujas tienen una numeración por su grosor. Y si no lo sabes, te lo cuento yo. Desde el número 70 al 110, de 10 en 10 (numeración europea) tienes 5 grosores diferentes, según el tipo de tela e hilo que vayas a usar.

Los que nos interesan para coser piezas gruesas son los tamaños 100 y 110.

Para aplicar uno u otro tendremos que tener en cuenta que el 110 atravesará con mas facilidad las piezas especialmente gruesas, pero también que el hilo a utilizar deberá ser acorde en el tamaño. No uses uno excesivamente delgado, porque puede romperse o hacer un efecto raro-feo, al comparar el grosor del hilo con el agujero que deja una aguja tan gruesa en la tela.

Si es posible hacer el trabajo con una aguja 100, no hace falta pasar a la 110. Eso sí, como te comenté en el post sobre tipos de hilos, si quieres coser con torzal, necesitas forzosamente el tamaño 110, o el ojo de la aguja pelará el hilo, rompiéndolo.

Además del tamaño, existen diferentes tipos de agujas (cada tipo con su correspondiente escala de tamaños). Aunque el tipo universal es un poco para todo uso, también hay agujas tipo jean, específicas por ejemplo para ese tejido en concreto, y te darán mejor resultado. Puedes encontrarlas en cualquier mercería.

2.  Cambia de prensatelas

Si tu problema es más de arrastre, de que la tela no avance, quizá necesitas un prensatelas de doble arrastre.

Esta situación podría deberse, por ejemplo, a la baja potencia de tu máquina o a la imposibilidad de regular la fuerza de presión del prensatelas contra el tejido.

Si tu máquina puede regular la presión del prensatelas, afloja la presión para coser piezas gruesas de tela.

Suele ser un tornillo de plástico blanco situado en la parte superior izquierda de la máquina, con dos flechas y los signos + y –

Como te decía, si el asunto es más que se “resbala” una tela con otra y el arrastre no es uniforme, descuadrando el trabajo, te aconsejo un prensatelas de doble arrastre. Este es un problema muy común al acolchar, por ejemplo.

Este tipo de prensatelas lo encontrarás en tiendas de máquinas de coser, físicas u online, pero por favor, revisa que sea compatible con tu máquina preguntando al vendedor.

3.  Usa un calzador

Cuando tu problema no es de grosor general de la pieza, sino de una zona gruesa en concreto, dentro de un trabajo de grosor más normal, usa un calzador.

trucos para coser piezas gruesas 3

El mío venía con la máquina, y consta de 3 placas de plástico que puedes usar para calzar el prensatelas. Según la altura que necesites alcanzar, pondrás una, dos o las tres placas debajo de la parte trasera del prensatelas, siempre fijándote en que no obstruyan el hueco por donde ha de pasar la aguja.

Trucos para coser piezas gruesas 1

Esto ayudará a que el prensatelas esté a la misma altura de forma constante, mientras vas a pasar por una de esas zonas más gruesas que el resto del trabajo.

Para tu máquina, tener que “subir una montaña”, es costoso y poco operativo en tema de arrastre, ya que el prensatelas no está paralelo a los dientes y no puede trabajar de forma eficaz, arrastrando la tela adecuadamente.

Si tu máquina no tiene calzador y no puedes encontrar uno especial para máquinas de coser, seguro que puedes fabricarte el tuyo propio echando mano de tu ingenio. Cada placa tiene un grosor de 1mm.

4.  No hay carreras que valgan

Si tu máquina tiene opción de regular la velocidad, bájala.

Aquí no hay carreras que valgan, porque eso podría suponer rotura de aguja y bloqueos varios.

En caso de que no puedas regular la velocidad “oficialmente” (con un botón al efecto) casi seguro que pisando el pedal a medio gas puedes solucionarlo. Tendrás que ir probando, conociendo a tu máquina, para saber hasta dónde puedes pisar y hasta dónde no.

En general, si pisas muy muy flojo, con miedo, la situación puede derivar en enredos de hilo, así que no queda otra que practicar y cogerle el punto a tu máquina en concreto.

Si aún así no puedes coser a una velocidad más baja, siempre puedes arreglarlo en el punto siguiente.

5.  Costura manual

Costura manual no es coser a mano, no.

Me refiero a que, cuando vayas a pasar por esa zona que crees que será problemática, pares de pisar el pedal y avances, manualmente, girando el volante de la máquina, siempre hacia ti.

Recuperado el grosor inicial de la pieza, vuelve a pisar el pedal y sigue cosiendo normalmente.

Con esta técnica puedes coser incluso marcha atrás, pero ojo, siempre el volante hacia ti. Presiona el botón de costura inversa y al mismo tiempo, gira el volante hacia ti.

Igual encuentras que te falta una mano extra, pero si intentas coser hacia atrás moviendo el volante hacia el otro lado, lo único que harás será deshacer las puntadas que tenías hechas.

Y estos son mis trucos para coser piezas gruesas, pero igual tú tienes alguno más que yo no conozco. Compártelo en los comentarios, para así ayudar a más gente ^.^

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar que tengas la mejor experiencia en nuestro sitio web. Más información aquí