Por qué algunas telas de algodón son tan caras

Hoy te propongo un ejercicio de agudeza visual y costureril. Veamos si tienes buen ojo 😉
Fíjate muy bien en estas dos telas para patchwork. Ambas son de algodón, tienen un fondo liso y un estampado de pequeñas estrellitas.
Sin embargo, una de ellas me costó 18,95€/metro y la otra 8,80€/metro.
¿Sabrías decirme cuál de ellas es la cara y cuál la barata?
Bueno, quizá una foto no sea suficiente para apreciar las diferencias, pero seguro que ya tienes una idea, porque hay una que se ve como más sosa que la otra. Una de ellas tiene un color muy típico y la otra es mucho más original.
Pero, quizá te preguntas si sólo por eso puede haber una diferencia de precio tan grande.

Segunda imagen y segundo par de telas. Ambas de nuevo de algodón, ambas con fondo blanco y estampado muy colorido.
¿Cuál es la cara y cuál es la barata? La diferencia de precio es incluso mayor que en el caso anterior.
Una pista: en una de ellas el estampado se compone de colores planos. En la otra hay degradados de color y un diseño mucho más elaborado.
Además, una de ellas está fabricada en España y la otra es americana.

Aquí otro ejemplo, pero seguro segurísimo que ya tienes la vista entrenada y sabes cuál es la cara y cuál la barata.

Pero lo que aquí no se aprecia es una de las variables que más van a determinar el precio de una tela: la calidad del algodón.
Las telas pueden ser 100% algodón (como de hecho lo son en cada una de las imágenes de este post) lo que significa que el material empleado para su fabricación es algodón, y sólo algodón.
Pero ese porcentaje de composición no habla de la calidad de esa tela. La calidad está en el gramaje de la tela. 
No es lo mismo un folio que una cartulina, ¿verdad? Ambos están hechos del mismo material, pero el grosor, el gramaje por centímetro cuadrado, es muy diferente.
En telas de patchwork, a mayor gramaje, mayor calidad.
EN RESUMEN
Hay muchos tipos de telas, como hay muchos tipos de todo. 
Y por lo general, cuando hay una opción más cara que las demás, nos parece que nos están timando y no siempre es así. 
En realidad, un precio más alto, casi siempre, tiene una justificación.
En cuestión de telas de patch, tenemos 3 variables importantes que hacen variar los precios:
  • Calidad del algodón
  • Diseño
  • Procedencia
Como te comentaba antes, un algodón de mayor gramaje es de mayor calidad, pero también el precio es mayor. Es lógico, hay más cantidad de material por cada metro de tela. Tiene, forzosamente, que ser más caro.
El diseño es algo muy importante. Hay telas preciosas y no es por casualidad. El responsable del diseño de una tela preciosa seguramente ha estudiado diseño gráfico, bellas artes, o alguna disciplina similar. No es igual que si un empleado de la empresa de confección, que acaba de hacer un cursillo de photoshop, diseña un estampado por repetición de motivos simples o copiados de otro lado, por lo general con colores demasiado comunes y poco vivos.
Las telas fabricadas en España son más baratas que las de importación. El principal motivo es el transporte, pero también se añade que en países como Inglaterra, Estados Unidos o Japón tienen una tradición de patchwork y telas específicas para ello mucho más antigua que la de España (que apenas acaba de nacer) así que su industria al respecto está mucho más perfeccionada. Aquí nos limitamos a copiar lo de fuera lo mejor posible, pero a veces el resultado es bastante pobre.
UN CONSEJO
Hace unos días salió este tema con unas seguidoras en facebook.
Una chica decía que no puede gastar tanto dinero en telas de las caras. Me hago cargo, es más, nadie está obligado a gastar mucho dinero en telas para coser proyectos bonitos.
Te lo explicaré con un símil gastronómico.
Me encanta la gamba roja de Santa Pola a la plancha, pero según temporada, puede costar entre 45€/kilo y 100€/kilo. En casa la compramos cuando hay un cumpleaños o cuando queremos celebrar algo muy gordo. Es decir, la consumimos en contadas y especiales ocasiones.
También soy una auténtica fan de las patatas bravas al estilo de Alicante, que van cortadas en finas rodajas (en lugar de tacos) y con una sola salsa, de tomate sofrito con ajo, guindilla y orégano. 
Comprenderás que como más bravas que gambas al cabo del año. Las dos cosas me encantan, pero estarás de acuerdo conmigo en que no es necesario comer gambas todos los domingos.
Con las telas pasa igual. No podemos comprar siempre telas carísimas, (como las gambas). Estamos de acuerdo en que son más bonitas y de mayor calidad que las baratas (las bravas), pero estas últimas también nos hacen papel cuando es necesario.
Siempre que uno se puede permitir las gambas, las reserva para una ocasión muy especial. Pues lo mismo con tus telas. 
A veces comprarás unas preciosas telas carísimas. Resérvalas para un proyecto que realmente lo merezca. Donde de verdad vayan a lucirse.
Y cuando compres de las baratas, busca hasta encontrar las mejores entre ellas, las de colores más vivos, las de estampados sencillos pero bonitos, que las hay.
UNA ANÉCDOTA
Si has venido a alguno de mis cursos o talleres presenciales de costura ya la conoces, porque la cuento casi siempre.
Una vez fui a dar un curso y una de las alumnas se quejó porque la tela que le dí para el proyecto, que viene incluida en el precio como el resto de materiales, le parecía muy fea. Así tal cual me lo dijo.
Claro, era una tela de las baratas y eso se nota. Aunque llevo muy a gala usar para los talleres telas que, al menos a mí, me parecen la mar de respetables y monas. Pero son de las baratas.
No puedo dar cursos y talleres con el material incluido en el precio y llevar telas de 20€/metro. ¿A cómo saldría el taller? Es absurdo!
Casualmente estábamos en una feria handmade y yo ya había dado una vuelta por las instalaciones, y había hecho mis compras de rigor (de rigor significa más de lo que pensaba comprar, está claro).
La chica que se había quejado me dijo si no tenía otra tela. Y yo la vi tan disgustada y disconforme que cerré los ojos un momento y sin pensarlo más abrí mi mochila y saqué las telas que había comprado para mí.
Después de abrirmelas todas (casi me da un patatús) eligió una monísima, la cortó con tijeras haciendo un “bocado” en la tela y empezó a coser.
Era la primera vez que cosía y le quedó un proyecto bastante raro (por ser fina), pero juro que no le guardo rencor.
Mi objetivo con los cursos presenciales, siempre lo digo, es que la alumna se vaya a casa con la técnica aprendida. 
A coser recto ya aprende una en casa a base de practicar. Yo enseño una técnica en concreto, una forma de hacer las cosas única, porque es el resultado de probar yo mil veces y descubrir lo más cómodo, lo más rápido.
Pero si nunca has cosido, ¿no será mejor practicar con telas baratas en lugar de desgraciar las telas caras?

Por cierto, las telas caras son las de la derecha en cada una de las fotos. ¿Habías acertado? ^.^
23 comentarios

¡Suscríbete y empieza a coser ya!

23 comentarios

  1. mari carmen
    22 enero, 2015 a las 7:58 am

    ¡Es verdad que con las telas caras se cose mejor y queda más bonito! pero yo me apaño también con las telas baratas, y cuando quiero hacer algo que quede muy bien porque sea para un regalo o para mi capricho compro las caras! como tu con las gambas, pocas veces. UN abrazo

    Responder
  2. MARIA JOSE
    22 enero, 2015 a las 8:45 am

    Yo me vuelvo loca en las tiendas de telas y como la vista no es tonta siempre se va a las caras. Pero para practicar y dar suelta a la imaginación me conformo con las baratas. Lo que me sienta como a cuerno quemado es que mi pueblo las telas las tienen a precio de gamba roja cuando quizás me están ofreciendo patatas. Me marcho a Madrid (aunque me tenga que pagar el transporte) y las encuentro las mismas a mas de la mitad de precio. No es justo que jueguen así con las calidades de los productos y que a nosotras nos echan para atrás comprarlas.
    Sylvia un articulo estupendo y una anécdota que demuestra lo que nos tienes que aguantar.

    Responder
  3. manel carme
    22 enero, 2015 a las 9:15 am

    Curioso , de la tela de corazones (la segunda foto) hace un tiempo hice una bolda para mi sobrina recien nacida y , francamente quedo muy bien.
    Estoy de acuerdo contigo , soy una aprendiza de patchwork y como bien dices me interesa mas aprender una técnica y no encarecer el proyecto. Saludos

    Responder
  4. El Baúl de la Abuelita
    22 enero, 2015 a las 9:16 am

    Tienes toda la razón del mundo, incluso en fotos se aprecia claramente la diferencia, y eso que las "baratas" que has elegido son también bonitas, pero en la mano desde luego no hay duda. Una buena tela se nota enseguida con los ojos cerrados, por la suavidad y el cuerpo que tiene.
    También es verdad que se cose mejor y el resultado se nota, pero ya jamás de los jamases he usado ni usaría una tela de 20 euros el metro para aprender o practicar un nuevo proyecto que no haya hecho nunca, normalmente compro telas baratitas ya para ese uso y algunas son bien resultonas para según que proyectos.
    De hecho tengo telas que hace años que andan por mi cuarto de costura porque son tan preciosas que me da pena utilizarlas (confieso que a veces las saco, las miro y las acaricio un rato jejeje)
    Un besazo, guapa!

    Responder
  5. Gloria Perez
    22 enero, 2015 a las 10:53 am

    Gracias por esta entrada. De verdad me ha gustado mucho y me has dado un punto nuevo de vista.
    Gracias por tu blog, FB y demás. Eres un crack. ?

    Responder
  6. Pilar
    22 enero, 2015 a las 11:10 am

    A mi también me ha gustado esta entrada, muy útil, como siempre.
    Besos

    Responder
  7. Blanca ST
    22 enero, 2015 a las 11:22 am

    Estoy de acuerdo contigo en absolutamente todo lo que dices. Yo aprecio la calidad de las telas y babeo por las muy buenas, y noto a la legua las que son más pobres. Hay sitios en los que venden sólo telas de las baratas, y hacen su papel, ya lo creo, que me lo digan a mi. En esos sitios cobran el precio razonable para esa calidad de telas.
    Sin embargo, lo que vengo observando ultimamente, es que en algunas tiendas especializadas de patchwork están vendiendo esas mismas telas baratas y de peor calidad al MISMO PRECIO QUE LAS BUENAS. Yo he tenido la triste ocasión de comprobarlo. Y molesta, claro que sí.
    Gracias por tus post tan interesantes, un saludo. 🙂

    Responder
  8. nere
    22 enero, 2015 a las 2:33 pm

    Qué gran verdad dicen las chicas Sylvia, muchas tiendas se aprovechan de nuestro desconocimiento y nos cobran precios abusivos por telas que son más baratas. Un artículo muy útil, como siempre. Gracias y besos! 🙂

    Responder
  9. Las labores y Manualidades de Caterine
    22 enero, 2015 a las 2:56 pm

    En la fotografía como bien dices no se pueden comparar bien (aunque he acertado) pero al tacto si se nota, y mucho. Esta claro que hay algodon de diferentes calidades y la cantidad que se utiliza también influye. Y por supuesto los gastos de transporte y de aduana aumentan mas el coste. Como bien recomiendas, para practicar baratas.

    Responder
  10. Kiwa Kawaii
    22 enero, 2015 a las 4:12 pm

    La verdad es que la calidad de las telas, solo al tenerlas en la mano, ya se ve…
    aunque también es verdad que hay más variables… yo he encontrado la misma tela en distintos precios… porque no es lo mismo mantener un local en una calle céntrica de una gran ciudad, que un puestecito en un mercado semanal…
    La verdad es que yo compro mucha tela barata, para experimentar, y cuando tengo un proyecto en mente ya desarrollado, voy directa a mi tienda preferida a por las mejores telas!

    Responder
  11. pazgaitera
    22 enero, 2015 a las 4:15 pm

    la vista la tengo mal, jaja, solo acerté la primera.!!!!!!!!

    Responder
  12. Vicen
    22 enero, 2015 a las 4:42 pm

    Las acerté todas, que ojo tengo, será que iba pa rica y me quedé en el camino, jajaja. Muy buen post! Gracias guapa, y lo siento por tu tela…

    Responder
  13. Pily Carmona
    22 enero, 2015 a las 8:31 pm

    Muchas gracias por tus consejos. Nos vemos en Barcelona!!!

    Responder
  14. Wendy Villagra Jiménez
    22 enero, 2015 a las 9:23 pm

    En Costa Rica pasa lo mismo lugares sumamente caros y otros muy cómodos en el precio de las telas. Un día caminando por la capital encontré el almacén que le distribuye a las demás tiendas la tela y la diferencia de precios es enorme. te compras el metro de tela con lo que en otras compras medio metro. Gracias Sylvia por el consejo

    Responder
  15. Josefina
    22 enero, 2015 a las 10:08 pm

    me ha encantado tu post, tienes toda la razón, por suerte aqui donde vivo hay desde 6€ en adelante,pero se nota mucho la diferencia, pero como tu dices, para unas cosas las mas baratitas y cuando se puede pues las otras,besitos Silvia

    Responder
  16. Petite Blasa
    23 enero, 2015 a las 6:19 am

    Qué post tan genial: sabiduría, anécdotas y adivinanzas, ¡que no falte de nada! Lo de la procedencia y el gramaje me lo conocía, pero nunca había pensado en lo de los colores planos.

    Me he quedado un poco alucinada con la chica que se quejó porque la tela que tú le habías dado era fea. Hace un año que cogí mi primer ganchillo y todavía no me atrevo a comprar lanas buenas-buenas porque sé que lo que hago no es ninguna obra de arte y me da pena malgastar materiales buenos, así que me compro lanas más cutres, ¡y ni tan mal, oye!

    Y menos mal que has dicho al final cuál era la respuesta correcta, porque en el tercer caso no lo tenía nada claro y me estaba matando la curiosidad ^_^

    Responder
  17. Marina Galvis
    23 enero, 2015 a las 3:30 pm

    Muy buen consejo, y lo tendré een cuenta casa día aprendemos un poco, te sugeriría que dentro de tu kit de curso escribieras una nota que son telas de trabajo para. Aprender y una pequeñísima explicacion de las calidades y cualidades de cada una, si desea telas más costosas tendrán un sobrecosto que seria el valor de tela y todos contentos

    Responder
  18. Marina Galvis
    23 enero, 2015 a las 3:36 pm

    Muy bueno La primera. Creí que era la segunda la vi con mas luz pero el peso cuenta con una decisión mas clara

    Responder
  19. Cecilia Barbieri
    25 enero, 2015 a las 2:09 am

    Muy bueno el post! Yo también prefiero las telas de mejor calidad, pero no siempre puedo comprarlas… Lo interesante es, con esas quizás no tan hermosas, ponerles nuestro sello personal y así lograr diferenciarnos del resto! Saludos desde Argentina! Alquimia de Telas.

    Responder
  20. Elena Muñoz
    25 enero, 2015 a las 9:48 pm

    Muy interesante esta entrada, me gusta mucho como explicas las cosas para que todo el mundo lo entienda.

    Responder
  21. ulalatela
    5 febrero, 2015 a las 5:23 pm

    Hola Sylvia, un post muy muy bueno. Llevaba yo tiempo pensando es escribir sobre algo así porque a la gente le cuesta diferenciar una tela buena de una mala y es importante que, al menos, valoren el precio de una buena. Como bien dices no siempre es necesario optar por telas de la mejor calidad. Las hay monísimas de las baratitas.

    Responder
  22. Inma
    12 febrero, 2015 a las 9:12 am

    Muy buen consejo utilizar telas más económicas cuando estás aprendiendo. Aunque las hay muy bonitas y a buen precio para continuar cuando ya sabes un poco más.

    Responder

Responde

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *

Comentario *






Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar que tengas la mejor experiencia en nuestro sitio web. Más información aquí