Costura perfecta vs. costura meticulosa

Siempre me ha obsesionado conseguir la costura perfecta.

Una puntada estable, regular y bonita. Un producto con acabados finos y cuidados. Lo que es una costura perfecta, vamos.

costura perfecta

LA TRAMPA DE LA COSTURA PERFECTA

Muchas veces oigo hablar de perfección en costura, sobre todo en los cursos presenciales. Queremos que nos salga perfecto, ideal, como si fuera comprado.

Aquí está la primera trampa. Como si fuera comprado.

¿Por qué queremos que las cosas que hacemos en casa con cariño y dedicación se parezcan a las cosas que se hacen con prisa y explotación? Afortunadamente cada vez hay más marcas que fabrican sostenible y respetuosamente, con el entorno y con las personas, pero hablo de la gran mayoría de cosas que hay en las tiendas.

Al hilo de esto, Laura, del blog Mi primera máquina de coser lleva un tiempo reflexionando sobre la industria de la moda, la ropa sostenible, etc, y Marta, de 2nd Funniest Thing también está muy comprometida con el tema de hacer en vez de comprar. Te recomiendo que las sigas, si no lo haces ya, si te cuestionas este tipo de cosas.

Una vez, en un curso, después de explicar cómo hacer los ojales a máquina, una chica me dijo que no estaba contenta con el resultado que había obtenido con su máquina, que no le parecía profesional.

Bien, le dije que mirara los ojales de su camisa. De la que llevaba puesta. Eran idénticos.

¿En qué momento hemos asumido que lo comprado es “perfecto” y lo que hacemos no lo es?

Hay que revisar cuál es nuestra idea de perfección. Que esa es la otra trampa.

Si por conseguir lo que crees que es perfecto, o lo que otros dicen que es perfecto, dejas de disfrutar en el proceso, algo está fallando.

Si pasas demasiado tiempo enfadada delante de la máquina porque no te salen las cosas como tú quieres, considera tomarte las cosas de otra forma.

Empieza a pensar qué es imprescindible para ti y qué no. Por ejemplo, la cremallera tiene que poder abrir y cerrar, en eso estamos de acuerdo, y se verá mejor si está recta que si está torcida, pero ¿realmente tienes que descoserla entera y volverla a coser por 1mm de desnivel?

SI MI COSTURA NO ES PERFECTA YO TAMPOCO. Y NO PASA NADA

Mirándome a mí misma, me doy cuenta de que siempre he tenido una especie de miedo, inquietud, no sabría cómo llamarlo, a que el hecho de no ser perfecta, o al menos no ir en esa dirección, se pudiera tomar por dejadez, pasotismo o descuido.

Nunca me ha convencido el rollo ese de “como es hecho a mano, puedo hacerlo a patadas porque eso le da el toque artesano” No, por ahí no paso.

Ni la artesanía, ni el handmade, ni el movimiento DIY son cuentos para hacer las cosas cutres ni de cualquier manera.

Pero eso es muy diferente a obsesionarse con la perfección absoluta (en caso de que algo así exista), con descoser y volver a coser todo el rato, con lamentarse del producto obtenido y nunca estar contentas con lo que hacemos.

Parece que vivimos en la idea de que sólo hay un acabado posible y no es cierto. Y lo que me parece más grave, de que sólo hay una forma de hacer las cosas.

Hace poco una chica me comentó en un vídeo (creo que era el de los leggins de niña) que cómo es que hacía primero el bajo del pantalón, si eso es lo último que se hace.

Y no me lo decía en plan crítica, sino en plan sorpresa. ¿Cómo alguien ha podido hacer tal cosa de una forma diferente a lo que siempre se hace?

Si asumimos que las cosas sólo pueden ser de una única manera, que sólo pueden estar terminadas de tal o cual forma, que no hay manera de mejorar lo establecido, ¿qué nos queda? ¿Coser sin pensar? ¿Coser patrones o ideas de otras personas sin cuestionar nada? ¿Sin aportar nada de nosotras mismas?

Con lo bonito que es inventarse las cosas, huir de la ortodoxia, pensar por ti misma cómo hacerlo… ¡y lograrlo! Eso te hace sonreír, te pone las pilas.

No podemos dejar que la posibilidad de que alguien pueda decirnos que así no se hace, que así está mal, mate nuestra creatividad.

No somos perfectas, nuestras costuras tampoco. ¿Y qué?

MI CONCLUSIÓN

Amiga mía, la costura perfecta no importa. De verdad.

Ser meticulosa está bien, preocuparte por tus terminaciones, por tus acabados, querer siempre mejorar tus procesos, tender a superarte a ti misma. Todo eso es genial, casi diría que imprescindible.

Pero cosemos para crear, para imaginar, para compartir, para ser un poquito más felices. No pierdas de vista el objetivo 😉

Me encantará leer tu visión sobre la costura perfecta en los comentarios. ¿Te agobia que no te salga todo perfecto? ¿Te pasas más tiempo descosiendo que cosiendo?

71 comentarios

¡Suscríbete y empieza a coser ya!

71 comentarios

  1. Lorea Morea
    5 mayo, 2016 a las 7:22 am

    Si no perfectas, por lo menos bien hechas si que tienen que quedar las cosas. Yo si tengo que descoser, lo hago tantas veces como sea necesario, y para no agobiarme a lo mejor lo dejo para el día siguiente, pero sin mosqueos.
    Por otra, parte, cuando la gente me dice: “pero si parece comprado!” yo suelo constestar: ¡esto es mejor que comprado, porque si no no lo haría, lo compraría y listo!

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 7:28 am

      Claro, es justo lo que comento. Que la cuestión no es hacerlo mal “porque está hecho a mano” sino empeñarnos en dejarlo bien, pero disfrutando. Si la idea de la perfección nos frustra y no nos deja disfrutar, hay que revisarla 😉 Y por supuesto que lo que hacemos es mejor que comprado, faltaría más! Un saludo.

      Responder
  2. Vanessa G. J.
    5 mayo, 2016 a las 7:31 am

    Estoy totalmente de acuerdo contigo; aunque te sigo y tengo bien ubicadas tus clases, aún no he podido hacer el curso de costura en serio, pero sí que he cogido la máquina y me he hecho un mantel y…. ¡las cortinas de mi dormitorio!
    Que hay errores… sí. Que las cortinas hacen su servicio, también. Y para aprender lo las importante es saber que equivocarse forma parte del proceso. Si asumimos eso nada podrá pararnos

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 7:33 am

      Exacto. Equivocarse es parte importante del aprendizaje! Un saludo 😉

      Responder
  3. Gabriela
    5 mayo, 2016 a las 7:41 am

    Me puse a coser a los 64 años, después de un salto de 50 años. Lo que hago no es perfecto, es lo mejor que puedo hacer. Descoso si es un desastre, pero me siento contenta con lo que hago la mayor parte de las veces y en parte te lo debo a ti, porque tus videos me enseñan lo que no sé o lo que ya he olvidado. Un beso, Silvia.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 8:14 am

      Genial, esa es la actitud! Me alegro de haber sido una pequeña parte de tu proceso de vuelta a la costura 😉

      Responder
  4. Montse
    5 mayo, 2016 a las 7:53 am

    Yo tampoco soy perfecta y me gustà ser asi, ha por cierto el dia de Sant Jordi me regale tu libro, me encanta gracias un beso. Motse

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 8:15 am

      Gracias a ti 😉 Me alegro que te guste!

      Responder
  5. Paloma
    5 mayo, 2016 a las 8:06 am

    Hola Silvia, me encanta tu reflexión, yo pienso exactamente igual, claro que todas queremos que nos queden bien las cosas, pero yo siempre pienso una cosa, lo que para mí es perfecto, lo es para otra persona?, pues la mayoría de las veces, no, así que yo lo que hago es disfrutar del,proceso y sobre todo que quede como a mí me gusta, y puedo decir que yo era de las que cuando veía un descosedor, pensaba, vaya objeto más tonto, ay que confundida estaba si ahora no puedo pasar sin el, jajajajajaja, pero no porque lo mío se parezca a lo comprado sino porque me guste a mí, también creo que son conceptos que se van definiendo con la experiencia, al principio de empezar a coser, ganchillear, etc, era como si estuviera siempre pasando un examen respecto a los demás, ahora admito sugerencias, pero…….se termina como a mí me gusta, uffff que desahogo chica, que a gusto me he quedado. Besos para todas

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 8:16 am

      Jaja, estupendo! Esa es la actitud para disfrutar cosiendo 😉 Felicidades!

      Responder
  6. Raquel
    5 mayo, 2016 a las 8:08 am

    uff, yo tengo un miedo escénico atroz, de hecho me compro telas, y telas y revistas y leo tutoriales etc, y me siento frente a la máquina y creo que no soy capaz y lo dejo….así tengo miles de trabajos a medio hacer. 🙁 creo que tengo que ir a terapia. jejeje

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 8:18 am

      Yo te hago la terapia en un momento: no somos perfectas, no pasa nada, lo que coses es estupendo. Créetelo! Y si tienes fallos o errores, alégrate. Equivocarse es la mejor forma de aprender 😉 Un saludo!

      Responder
    • Gema
      5 mayo, 2016 a las 9:39 pm

      La verdad es que me siento identificada contigo, compraba tela emocionadisima, empezaba el proyecto y cuando tenía dificultades paraba… La verdad es que lo he superado, mi secreto fue comprar telas baratas, y tirarme al vacío, a modo de laboratorio, al fin y al cabo ¿qué podía suceder si salía mal? La pérdida económica era mínima…y en cuanto a la costura perfecta, por supuesto que existe, cada vez que superas a la costura anterior, pero esto de coser es como la felicidad, que no se encuentra al final, si no en el camino… Espero que te sirva!

      Responder
  7. Elena
    5 mayo, 2016 a las 8:34 am

    Me ha encantado tu entrada de esta semana, me ha hecho reflexionar sobre lo que nos exigimos a nosotras mismas, yo siempre quiero que quede todo perfecto y ahora me he dado cuenta de que no es necesario.
    Gracias, me gusta mucho como explixas las cosas.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 11:05 am

      Gracias a ti por leerme. Me alegro de haber despertado una reflexión en ti 😉

      Responder
  8. Lourdes Allepuz
    5 mayo, 2016 a las 8:44 am

    Cuantas cosas importantes hubiera perdido la humanidad si nadie hubiese tomado la iniciativa de dar por bueno lo erróneo, lo que no sigue un patrón!! Démos rienda suelta a nuestra creatividad. Cuando empiezas a coser ya sabes qué es inaceptable de tu trabajo y qué es creativo. Esa es la diferencia: un dobladillo con un pespunte que no recoge toda la tela en alguna parte es inaceptable; la iniciativa de recogerlo con una puntada en zigzag, por ejemplo es un a portación personal al proyecto que le da valor, lo personaliza; un dobladillo un poco torcido, a parte que no se distingue, puede llegar a ser “Marca de la casa”. Buena reflexión, Sylvia! ????

    Responder
  9. Marta
    5 mayo, 2016 a las 10:05 am

    Yo tengo unos principios para encontrar el equilibrio en este tema: “perfección” para el proceso (sin prisas, no escatimando en la calidad de los materiales) e imperfección para el resultado. Conclusión: en el resultado quiero la mejor versión que puedo hacer de mi producto. Pero solo eso, dar lo mejor de mí. Para chapuzas… Ya está Bershka!! Jajajaja

    Responder
  10. Esther
    5 mayo, 2016 a las 10:07 am

    Ay… cuanta razón tienes!! Mi experiencia cn la costura comenzó hará unos 6 meses, vi la mákina d coser d super oferta y me lancé a la piscina. Hice una cortinita pa la cocina q me kedó un pokitín churro, la verdad, pero yo la enseñaba bien orgullosa , la había hecho yo y no podía menos q estarlo!! Luego hice 2 gorros d cocina para mi marido y para mi hijo. Gustaron tanto q hice alrededor de 15 para toda la familia. El último q hice staba tan bien hecho q miraba los 2 primeros y me parecían un poco patosos 🙁 … mi marido dice q son los q más le gustan xq son los q me enseñaron a aprender…
    Entonces eché valor al asunto y decidí hacer una mantita para una amiga q va a ser pronto mamá. Es una manta q imita un jardín cn flores, árboles, mariposas, buhos, pájaros… son todo aplicaciones y cosidas a mano. Me llevó terminarla casi 4 meses. Cuando empecé a acolcharla a mákina vi q se me hicieron algunas arruguitas, pero yo estaba tan contenta de haber sabido colocar ese armatoste en la mákina q hasta las arruguitas me parecían bonitas… estoy orgullosísima de mi mantita, y sobre todo del cariño y la dedicación q puse para hacerla. Ahora stoy haciendo otra xq cuando la terminé tuve síndrome d abstinencia jajaja
    Me ha encantado tu post d hoy, d verdad…
    Pd: cuando terminé la manta hice una nueva cortina para la cocina… y, con sus errores y sus aciertos, es absolutamente perfecta 🙂

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 11:07 am

      Vaya carrera para llevar sólo 6 meses! Me alegro que tengas esa actitud positiva y que disfrutes tanto cosiendo 😉 Un beso!

      Responder
  11. Carmen
    5 mayo, 2016 a las 10:08 am

    No voy a decir que me encante equivocarme, porque no es cierto, inmediatamente me crea una frustración y rabia enorme, pero una vez pasada la ira mi cabeza empieza a generar una sensación de “ilusión” por aprender a saberlo hacer bien, pregunto a personas más expertas que yo, busco en internet, lo intento hacer de nuevo una y otra vez aplicando los nuevos conocimientos y, la verdad, yo he aprendido más de los errores que de los aciertos!!!!
    Saludos a todos y un consejo… Con paciencia e ilusión por hacer bien las cosas se aprende mucho, aunque tengáis que dar un paso atrás para rectificar un error después vais a avanzar mucho. ÁNIMO!!!!!!

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 11:08 am

      Eso es, que los errores no nos quiten la ilusión! Un besico 😉

      Responder
  12. ines
    5 mayo, 2016 a las 10:23 am

    Buenas Sylvia, si parece que me has descrito jaja, yo soy de las perfeccionistas, es mas, muchas veces necesite ayuda con la costura y mis amigas se niegan en redondo pues dicen que eso acabaria con nuestra amistad. Tu post me ha hecho reflexionnar, intentare relajarme y disfrutar mas de mi pasion que es la costura. Besitos guapa!!!

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 11:08 am

      Genial, a disfrutar se ha dicho, que para eso estamos aquí 😉 Un saludo!

      Responder
  13. Silvia
    5 mayo, 2016 a las 10:49 am

    Cuánta razón tienes!! Seguramente somos nuestros peores críticos, nos exigimos y no nos quedamos conformes con algo que seguramente esté bien cosido. Y qué equivocados estamos pensando que lo comprado es perfecto… Aparte, todo lo que hacemos con nuestras manos está hecho desde el cariño, tienen un poco de nosotros.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 11:09 am

      Claro, lo hecho en casa tiene ese valor añadido que lo comprado jamás superará. Un saludo 😉

      Responder
  14. Mei, fet amb amor
    5 mayo, 2016 a las 10:51 am

    Buenas reflexiones! Lo más importante para mí es disfrutar cosiendo! Esta claro que quiero que la costura esté cuidada y los acabados se vean bien, pero odio descoser!!! Me estoy acostumbrando a embastar las partes delicadas para que queden como yo quiero.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 11:10 am

      Una buena idea: buscar alternativas a lo que no nos queda como nos gustaría. En cuanto pueda lo añadiré al post 😉 Gracias!

      Responder
  15. Betty
    5 mayo, 2016 a las 11:52 am

    Soy perfeccionista y muy autoexigente. Como bien dices antes esto mataba toda creatividad, y siempre estaba frustrada y/o insatisfecha porque siempre podía hacerlo mejor significando esto algo malo. He llegado a un equilibrio, a coser tranquila y disfrutando, una especie de meditación (sobretodo cuando coso a mano o tejo) y al concepto de la impecabilidad, no como obligación ni sacrificio ni esfuerzo, sino como una especie de filosofía. Cuanto más serena y relajada estoy y menos me exijo eso se refleja en mi costura (y en todas las facetas de la vida) y las costuras salen impecables o lo suficientemente impecables ;D. Entoces hay una sensación de disfrute y de satisfacción fabulosa, muy diferente de mi época anterior.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 1:02 pm

      Justo, la clave es encontrar el equilibrio. Enhorabuena por haberlo encontrado 😉

      Responder
  16. Betty
    5 mayo, 2016 a las 11:55 am

    Y también en el deshacer hay aprendizaje, pero no como obsesión. Todos nos equivocamos, por algo los lápices traían goma de borrar, y todo tiene arreglo. Descoser es una forma de aceptar los errores y ver que seguimos hacia delante.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 1:03 pm

      Por supuesto! Equivocarse es el mejor aprendizaje. Un saludo!

      Responder
  17. INMACULADA
    5 mayo, 2016 a las 12:23 pm

    Yo antes me desanimaba mucho cuándo no me salía “perfecto” pero lo he comprendido y no tengo esa ansiedad por la perfección. Si tengo que deshacer no me cuesta trabajo aunque sigo pensando y pierdo mucho tiempo pero luego reflexiono y me digo que es un entretenimiento que mejoraré con la práctica y que a disfrutar el trabajo hecho con cariño.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 1:03 pm

      Eso es, disfrutar ante todo 😉 Un saludo!

      Responder
  18. Berta Marsiñach
    5 mayo, 2016 a las 1:14 pm

    Me encanta tu post! Sirve para la vida entera!!
    Como siempre, un placer verte y leerte. 😉

    Responder
  19. Sandra
    5 mayo, 2016 a las 1:32 pm

    No he visto una reflexión más exacta y certera sobre costura en mucho tiempo. Es un empujón de ánimo a las que empezamos n esto para seguir adelante y no perder la ilusión.
    Gracias , algo así hace mucha falta.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 1:47 pm

      ¿Perder la ilusión? Eso nunca ^.^ Gracias por tu comentario. Un saludo!

      Responder
      • Sandra
        6 mayo, 2016 a las 1:01 pm

        Gracias Chita Lou, eres un referente para todas.

        Responder
  20. Ana
    5 mayo, 2016 a las 2:35 pm

    Llevo menos de un año cosiendo, supongo que por eso no soy muy exigente. Casi nunca descoso nada, me da mucha pereza, y además tengo tan poco tiempo para coser que si coso y descoso no acabo nunca. De todas formas, pongo mucho cuidado en lo que hago, y aprendo de mis errores. Y por cierto, no soy nada, nada ortodoxa, coso instintivamente y mi madre se desespera. Aunque tengo que reconocer, ahora que no me oye, que a veces tiene razón con su ortodoxia 😉

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 6:33 pm

      Jeje, claro, la mayoría de las cosas tienen una razón de ser y a veces ya son bastante cómodas. No se trata de desafiarlo todo, porque si nos va bien con eso, pues sigamos. Pero sí es cierto que lo que aprendas por ti misma no se te olvidará nunca 😉

      Responder
  21. Ana
    5 mayo, 2016 a las 3:00 pm

    Hola! Yo hago bolsas y carteras, y me cuesta mucho no descoser cuando no está perfecto (según yo), pero me he dado cuenta que muchas cosas no son TAN importantes, como vos decís. Ahora, cuando diseño y hago un modelo nuevo, lo hago para mí, y aunque tenga “errores” igual lo uso, y los corrijo en el próximo, sin descoser ni botar la pieza. Me encantó tu reflección y la comparto. Gracias!!! Soy de Argentina, provincia de Córdoba.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 6:31 pm

      Genial que te sirva mi reflexión, Ana. Un saludo!

      Responder
  22. María José M.C.
    5 mayo, 2016 a las 3:22 pm

    Me encanta tu reflexión.
    A mi, esa preocupación de hacerlo todo perfecto, a veces me lleva a no empezar un trabajo por no estropear la tela o por si no queda como espero.
    Intentaré tomarme con más relajación y disfrutar de la experiencia de coser en casa.
    Eres maravillosa… Muchas gracias por todos tus consejos y vídeos.

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 6:31 pm

      Claro, a mí también me pasa eso. En realidad, la “obligación” de subir tutoriales con frecuencia me hace coser un montón y eso me gusta ^.^ Ánimo con ello 😉

      Responder
  23. Mercè
    5 mayo, 2016 a las 3:46 pm

    Me ha encantado tu entrada, soy parecida a Raquel, compro muchas telas, tengo proyectos, però la mayoria se quedan a medias por miedo a fracasar
    Grácias por tus consejos

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 6:30 pm

      Pues ánimo Mercè! Si no te lanzas nunca descubrirás la gran costurera que puedes ser. Y te aseguro que la cura para tus males es que hagas un proyecto y te salga divino. Te animará a seguir. Para ello elige un buen tutorial que te de garantías de éxito, porque si no está bien explicado es más fácil que tu proyecto no quede como esperas. Un saludo!

      Responder
  24. Patricia
    5 mayo, 2016 a las 4:26 pm

    Hola realmente por mi cabeza no ha pasado la perfección sino la creatividad, si algo me emociona es poder hacer mis propias combinaciones con las diferentes telas y texturas realizando mi mejor esfuerzo gracias por todas tus enseñanzas

    Responder
    • chita lou
      5 mayo, 2016 a las 6:28 pm

      Perfecto, Patricia. Esa es la actitud! ^.^

      Responder
  25. Elixabet
    5 mayo, 2016 a las 10:26 pm

    Llevo 6 meses en la costura. Me gusta mucho pero tambien me exijo mucho. Soy muy perfeccionista y hasta que no lo vea bien no paro., pero tambien me trae problemas, me enfado, trabajando fuera de casa tampoco tengo tanto tiempo y cuando se me engancha la aguja o hace algun ruido la maquina ya ni te cuento. Disfruto pero sufro a la vez. Lo de las telas otro problema, son preciosas, compras y luego te da pena usarlas y que las cortes mal o hagas un estropicio. Intentare poco a poco ir cambiando mi actitud y seguir con mi pasion que me tiene enamorada. Gracías Silvia por tus videos. A ver si algun día subes para el norte. Saludos

    Responder
    • chita lou
      6 mayo, 2016 a las 5:53 am

      Gracias por reflexión. Ojalá pueda ir pronto por el norte 😉 Un besico!

      Responder
  26. Zulma Romero
    6 mayo, 2016 a las 3:49 am

    Hola Syl. Totalmente de acuerdo con vos, lo hecho en casa no tiene porqué ser “perfecto”….
    O sí, perfecto para mí, perfecto para mi familia, aunque haya que descoser. Porque nos merecemos usar lo que nos guste, nos abrigue, nos quede lindo, cómodo y podamos disfrutar.
    Así que SÍ tiene que ser perfecto…. Perfecto para nosotras!!!
    Besitos ????

    Responder
  27. Lisi
    6 mayo, 2016 a las 12:14 pm

    .

    Responder
  28. Lisi
    6 mayo, 2016 a las 12:17 pm

    Uiiiiiiiiiiii qué gran tema Sylvia: la perfección!

    Creo es educacional, que todo debe estar hecho y bien hecho… sea como sea, o por “dejadez” o por lo que sea, a mi no me sabe mal que un bolso se note lo he cosido yo (que vaaaaaaaaaaaa)
    Hace años que regalamos cosas caseras en los cumples de los colegas de mis hijos y aún siendo cosas básicas SIEMPRE han sido valoradas porque suponen un esfuerzo y un tiempo en hacerlo exclusivamente para el cumpleañero.
    Pienso que nos queda por cambiar, y siempre a mejor!

    Lisi
    Una Mami ImPerfecta (firma que hace un tiempecillo que añado)

    Responder
  29. Anna
    6 mayo, 2016 a las 2:31 pm

    Soy perfeccionista desde niña, pero en casa se preocuparon por rebajar mis expectativas, porque jamás se consigue la perfección. Me ha parecido genial tu texto, sobre todo por la conclusión. Me compré mi primera máquina de coser gracias a ti, Sylvia, y se me ocurrió empezar por algo nada fácil (parchear las mantas mordidas por mi perro) con un tejido muy grueso y peludo!!! No quedó perfecto, ni mucho menos, sudé tinta china, pero me quedé muy satisfecha con lo conseguido porque era consciente de la dificultad añadida (mi perro también estuvo encantado, jajajajaja). Este es otro factor a tener en cuenta, no todos los trabajos tienen la misma dificultad, y al final, en el DIY tenemos que valorar el esfuerzo realizado además del resultado. A partir de allí todo fue mucho mejor. Mil gracias por tu apoyo siempre!!!

    Responder
  30. Patricia
    6 mayo, 2016 a las 5:11 pm

    Ah! Qué lindo, verdadero y bien expresado!…un gusto leerte!…la vida es otra cosa y ver lo bien plantada que estás para descubrirlo y transmitirlo infunde coraje y alegría. Todas las cosas son oportunidades para encarar la vida desde el lugar elegido, gracias por recordármelo. Un abrazo desde Argentina

    Responder
    • chita lou
      10 mayo, 2016 a las 9:57 am

      Gracias por tu comentario, Patricia. Un abrazo de vuelta 😉

      Responder
  31. Maria Dolores
    7 mayo, 2016 a las 10:42 am

    Hola Sylvia , empeze a leer tus reflexiones y no tenia mucho tiempo , así que pensé lee el sábado, y chica da gusto lo que se aprende contigo , tienes razón yo no lo veía así, me he llegado a obsesionar tanto porque quede perfecto que si no me salia me desesperaba , y lo dejaba aparcado un tiempo pero sin dejar de darle vueltas a la cabeza , ahora lo voy a enfocar diferente porque tienes razón lo comprado no es mejor , tu lo creas es tuyo pues es perfecto , gracias!!!! Ah y gracias también, por explicar las diferencias entre las maquinas de coser , me he regalado una automatica y estoy encantada y sigue explicando que yo voy a seguir aprendiendo contigo , un beso guapa!!!

    Responder
  32. Nathalie
    7 mayo, 2016 a las 3:36 pm

    Me encantó este post.. Sobre todo porque estoy empezando y busco siente mejorar lo que hago pero sin agobiarme y poniendo corazón…

    Responder
    • chita lou
      10 mayo, 2016 a las 9:58 am

      Estupendo Nathalie, lo del corazón es lo más importante 😉 Un saludo!

      Responder
  33. Ana
    18 mayo, 2016 a las 4:48 pm

    Pues yo también estoy de acuerdo contigo. Desde que sé un poquito de costura me fijo en las terminaciones de la ropa que está hecha y algunas son para llevarse las manos a la cabeza. Así que, si puedo hacérmelo yo pues mejor porque sé que está bien acabado y rematado y eso me hace sentir muy orgullosa. Miles de besos.

    Responder
    • chita lou
      19 mayo, 2016 a las 6:17 am

      Pues claro que sí! Un saludo Ana y a seguir con esa actitud ^.^

      Responder
  34. Ruth
    18 mayo, 2016 a las 11:46 pm

    Vaya! Por fin leo algo que mucho sentido referente a la costura perfecta.
    Yo nunca pensé llegar a coser con una máquina, por una anécdota que tuve de pequeña por traviesa puse el dedo y la aguja me lo pillo y mi madre dio un grito, aún así no quitaba mi dedo y solo miraba a mi mamá …recuerdos que ahora me causan risa, pero en el momento vaya susto para las dos.
    Voy al tema. Siempre me han gustado las manualidades. Y me atreví a comprar una máquina sin tener la mas mínima idea de coser, hasta que te encontré en YouTube y en facebook y ¡Gracias a ti! Estoy aprendiendo a coser, te cuento que desde hace tiempo estado buscando un organizador para el coche para poner las cosas de mi hijo y nunca encontrado uno con los bolsillos que necesito. Así que me anime a cortar un pantalón que mi marido ya no utilizaba y mas los cortes de telas sobrantes de tenía por allí y he hecho uno que lo enseño toda orgullosa… Y les digo a mis amigas – mira lo que he hecho; recuerdas el organizador que empece a ganchillo ya lo termine.
    Me adentre a la costura por mi hijo, tus vídeos me han ayudado, ya le he hecho un arnés, fundas para sus cojines ortopédicos,es una tarea que lo hago con mucho amor y me relaja por que es una cosa que le dedico horas y cuando veo el resultado digo… No es de tienda pero si de manos de mamá.
    Soy meticulosa y no puedo mentir que también soy muy exigente conmigo misma y quiero todo perfecto en las cosas que hago pero en la costura NO,aquí es diferente por qué no tengo mucha experiencia 🙂
    Mientras lo hagamos con amor y dedicación siempre será lo mas bonito.
    Saludos.

    Responder
    • chita lou
      19 mayo, 2016 a las 6:15 am

      Claro que sí, Ruth! Hay que animarse a coser aunque no sea todo perfecto. De alguna manera hay que practicar, y es siendo meticulosa y no desfalleciendo por los pequeños errores que puedan surgir al principio. Un saludo!

      Responder
  35. Miroslava
    30 mayo, 2016 a las 2:22 pm

    Yo estoy de acuerdo contigo pues la verdad a mi sì que me da duro esto de coser. Ademàs si al medirme algo, queda feo, no hago mas y lo dejo por ahi; o simplemente lo mando arreglar fuera. Mami cosia hermoso y tenia un salon de vestidos de novia, era un sueño….yo quiero hacerlo asi pero llevo un año aprendiendo, desbaratando y dejando asi. Gracias, me prometo intentarlo sin sufrir.

    Responder
    • chita lou
      31 mayo, 2016 a las 10:44 am

      Esa es la clave: sin sufrir. Ánimo con ello! Un saludo!

      Responder
  36. maria prieto
    27 abril, 2017 a las 1:10 pm

    A mi me encanta cocer y trato de que lo que hago me quede bien sino me gusta a descocer y volver a cocer. La paciencia es fundamental asi como hacer las cosas con amor y no solo por hacerlos y como dices tu..”colocarle cariño” y pues la imperfeccion a veces también es perfeccion…. =) saludos

    Responder

Responde a Patricia Cancelar respuesta

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *

Comentario *






Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar que tengas la mejor experiencia en nuestro sitio web. Más información aquí