La mochila más cara de la historia

Sí, has leído bien. Gracias a un curioso despiste, esta, y no otra, es la mochila más cara de la historia. 

Aquí van los detalles que me llevan a hacer tal afirmación:

Como seguramente sabes, antes de lanzarme con mi curso online gratuito Aprende a coser a máquina y pasearme por la geografia española enseñando a coser, me dedicaba a diseñar, confeccionar y vender mis propios productos, que vendía en mi tienda online y en mercados de diseño independiente a los que acudía.
Un día me llega un e-mail que me avisaba de que había recibido un pedido en mi tienda. Cuando entro en los detalles, veo que se trata de la mochila Majken, que puedes ver en la foto superior.

¡Bien! Un nuevo pedido siempre es sinónimo de alegría. Alguien más valorando tu trabajo, pagando por él sin verlo en vivo y en directo.Le doy las gracias infinitas, mentalmente, a mi clienta de A Coruña y me acerco a la caja donde guardo los productos que llevo a los mercados.

Ajá, aquí están las mochilas. Azul, flores, blanco y negro, negra con estampado… Muy bien…¿y la Majken? ¡No tengo!OMG, se me olvidó darla de baja en la tienda online después de haber vendido las dos que tenía en el último mercado.

Tengo otra caja con telas ya cortadas para mochila. ¿Tampoco hay Majken? Bueno, tendré que hacerla desde la nada, no importa, sólo que tengo que darme prisa y aparcar un encargo que tengo a medias, porque en las políticas de tienda que tengo especificadas, me comprometo a hacer el envío en un máximo de 48 horas.

Pero, claro, como ya os habréis imaginado… tampoco me quedaba de la tela en cuestión. Si no la historia no tendría gracia, verdad?
Como también sabrás, el taller de Chita Lou está en Alicante. Y si crees que la mochila se llama Majken por alguna deidad pagana, es que no habéis visto aún suficientes catálogos de Ikea. Y en Alicante… no hay Ikea!

A partir de aquí tengo dos opciones. Ir a Ikea Murcia, a 83 km de aquí o… ir a Ikea Murcia, a 83 km de aquí. Claro!Mi madre me sugiere que contacte con la chica y le ofrezca otro estampado, pero… tú sabes, ¡qué imagen! Nooo, imposible, impensable. Además, visitando su perfil, me doy cuenta de que se ha registrado justo el mismo día del pedido, así que ¡se registró por mi mochila! No podía decepcionarla (musiquilla de superheroína al rescate).

Comprobé la disponibilidad de la tela Majken en Ikea Murcia y caminito para allá, un lunes a las 11 de la mañana. Encima no pude evitar comprar algunos útiles de repostería, total… ya que iba.
Finalmente llegué a Alicante a las 14h. Mi marido tuvo turno de tarde inesperado, así que me tocó recoger a los niños del cole y guardería respectivamente y llevar a la mayor a judo, así que, tarde desaprovechada. Cuando pude acostar a los niños, me puse a cortar y coser como una descosida, nunca mejor dicho.
El martes tenía clase de patchwork, así que tampoco podía coser mucho por la mañana. Niños al cole, y directa a clase. En cuanto llegué a mi casa-taller terminé el trabajo, pero ya era la hora de comer y no me daba tiempo a ir a Correos a hacer el envío.
Para que puedas dormir te diré que sí, que el paquete salió el martes a eso de las 17h y llegó a su destino el viernes a media mañana. Qué descanso!
Pero claro, echa cuentas: gasolina para recorrer 166 km, dos metros y medio de tela (para que no me vuelva a pasar :S) y los gastos extra en espátulas de repostería… ¿verdad que ahora está claro el título del post?
Me quedaba la duda de si contarlo o no. Porque, ¿qué sensación deja esto? ¿que soy una despistada que no lleva la cuenta de lo que vende en mercados, o que hago frente a los problemas rápidamente, dando un servicio impecable al cliente?
Lo segundo, no? 😉

También te puede interesar

20 comentarios en «La mochila más cara de la historia»

  1. Hola.. Me parece excelente tu forma de servirle a tus clientes.. Así uno se da cuenta que para ti lo más importante es entregarle a quienes te hacen pedidos un súper servicio!! Genial..

    Responder
  2. Recuerdo perfectamente cuando lo contaste en su tiempo. Pensé lo mismo que tu madre, porque yo no conduzco y lo hubiera tenido crudo. Ya ves que te sigo hace muuuucho tiempo, incluso antes de ese «incidente». Besitos

    Responder
  3. Acabo de descubrirte por casualidad a través de twitter, he echado un vistazo rápido a tu blog, y esta es la única historia que me ha dado tiempo a leer de momento ¡ pero sólo por ella ya vale la pena quedarse!, me encanta tu manera de contar las cosas y me ha gustado el desenlace feliz.

    Responder
  4. Hola! me acabo de hacer seguidora de tu blog.. yo también estoy en artesanio… y como no… a mi también me han pasado cosas parecidas… jeje… lo has hecho genial, porque lo principal es dar buena imagen y atender al cliente como se merece… asique merecen la pena esos 166km!!! Así es lo hecho a mano…. que es hecho a mano! jaja.
    Un saludo!
    Estoy encantada de formar parte de este blog!

    Responder
  5. Genial tu capacidad de respuesta, creo que a tu clienta le deberias acompañar la explicación, sin duda valorará mucho más su flamante mochila, y a buen seguro contará contigo en el futuro con la confianza de que no le vas a fallar.

    Responder
  6. Sin ninguna duda, lo segundo!!! Mientras leía la historia hasta me estaba poniendo nerviosa jajaja menos mal que el paquete llegó a tiempo a su destino… Le diste un trato inmejorable 🙂
    Besos,
    Vanessa

    Responder
  7. Muchas gracias chicas!

    Me alegro de que sea la sensación positiva la que quede. Mi clienta no sabe nada de esta historia, a no ser que entre en el blog y la lea, claro, pero no le he dicho nada directamente.

    Una vez recibido el pedido, sí ha entrado en artesanio para reflejarlo, pero no ha hecho ningún comentario. De todas formas, como comentaba en el post, se registró en artesanio justo para hacer el pedido, así que igual no está familiarizada con el proceso de dejar comentarios o valoraciones.

    En fin, a mí me queda la sensación del deber cumplido. Y siempre por encima de todo, el orgullo de tratar al cliente como me gustaría que me trataran a mí, como una persona y no como un número.

    Responder
  8. Pues claro que nos queda la sensación de que te desvives por el cliente! Así da gusto ;-).

    Seguro que tu cliente ha quedado encantado contigo, te hará buena publicidad y a lo mejor hasta repite (vamos a pensar en positivo, ¿no?)

    Besos,
    Rocío

    Responder
  9. jajaja, Laura,claro que hiciste bien en contarlo…. mi vi en tu historia, me hanpasado cosas parecidas, y al final la conclusión es "el buen y bien hacer" que lo damos todo por el cliente que confió en tu producto!.
    Me encanta! Un besazo

    Responder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.